Seleccionar página

Hace un par de semanas, vimos de qué forma Uma se procuraba relamer de forma asidua su vagina. Cuando observamos qué podía ser, vimos que tenía la vagina coloradísima, cuando generalmente era toda blanca, con lo que decidimos asistir al veterinario. El diagnóstico: vaginitis. Ya sabéis que con la salud del can no se juega.

En la consulta nos preguntó qué observamos de la perra: cada cuánto se lamía, si hacía pipí muy seguido y poca cantidad o bien hacía pipí con normalidad, si observamos que supurara pus, etcétera Ahora observó la vagina, tanto por fuera como por la parte interior.

Lo único que observamos es que se lamía muy de en ocasiones mas con insistencia y que la vagina en lugar de blanca estaba roja. La veterinaria nos explicó que no veía que fuera una infección fundamental, mas del mismo modo le iba a hacer una citología para tomar muestras de las bacterias y hacer un cultivo. A los cinco minutos el cultivo dio positivo en infección, mas al no ser realmente violenta, no nos dio antibióticos. Nos recetó diez comprimidos de Therios para combatir la infección bacteriana, tres comprimidos de Prednisolona que no es más que cortisona y Vetericyn, que es un aerosol para duchas vaginales, de manera que la zona quede limpia.

Mas, para saber más sobre la vaginitis en perros, asistimos a la ayuda de nuestro amigo Adrián de Nuestro Leal Amigo, especialista en salud animal y esto es lo que nos contó sobre la vaginitis en perras.

¿Qué es la vaginitis en perras?

La vaginitis como su palabra señala se refiere a una inflamación de la vagina o bien vestíbulo vaginal. Se puede dar indiferentemente de si la perra está ovariohisterectomizada (esterilizada) como Uma o bien no.

¿Qué causa la vaginitis en perras?

En la vagina de la perra, hay una vegetación bacteriana permanente, mas debido a ciertos factores externos, la vegetación normal de esa zona se puede desmandar dando sitio a este inconveniente. Ciertas causas pueden ser:

  • Periodos de agobio.
  • Entrada microorganismos desde el exterior (bacterias, hongos…)
  • Traumatismos.
  • Neoplasias.
  • Antibióticos.
  • Por consiguiente, muy frecuentemente la vaginitis es un síntoma o bien enfermedad secundaria a un inconveniente primario que no vemos.

¿Qué notaremos en la perra?

Se lame la zona genital en demasía.
Puede haber descarga vaginal (mucosa purulenta, sangrienta o bien una combinación de las dos).
La podemos apreciar más apática.
Aun puede presentar un tanto de fiebre en función de las dimensiones de la infección.

¿De qué manera se solventa?

Pues la vaginitis acostumbra a ser un inconveniente secundario, el veterinario debe descubrir cuál es la causa primaria que está ocasionando este inconveniente y de este modo asimismo solventar la vaginitis.
Para advertirla se efectuará un cultivo vaginal concreto en tanto que, como os he comentado previamente, el inconveniente es que en la vagina hay una serie de vegetación bacteriana residente.
El tratamiento (a elección del veterinario conforme gravedad y animal) acostumbra a ser antibiótico a lo largo de unos diez-quince días o bien la aplicación de duchas vaginales (esto último acostumbra a desarrollar menos resistencias bacterianas).

En resumen, espero que este artículo os haya ayudado a identificar la vaginitis en el caso de que vuestra perra la padezca alguna vez en su vida, y que asistáis al veterinario a la mayor brevedad para poder ofrecer a nuestros pilosos la mejor calidad de vida posible.

Vaginitis en perras
5 (100%) 1 vote

Pin It on Pinterest

Shares
Share This