Seleccionar página

Pertenecen a la familia de los lepóridos, y su característica más excepcional radica en un pelaje blanco puro. Ciertas razas comprendidas en este conjunto, han sido conseguidas por el hombre a través del cruzamiento genético, y en su mayor parte se identifican por un tamaño mediano y un carácter amable. Ahora, te mostramos en nuestro portal ciertos exponentes más populares del Conejo Blanco.

Conejo Blanco de Hobot

Los orígenes de esta raza se remontan por año mil novecientos dos, cuando la ferviente cunicultora Eugenie Bernhard decidió crear una nueva raza que suprimiera las máculas habituales del conejo Mariposa, mas que sostuviese su precioso pelaje y belleza.

Tras múltiples intentos errados, Eugenie decidió efectuar los cruzamientos únicamente entre aquellos ejemplares que menos máculas presentasen y los resultados no se hicieron aguardar. Sin embargo, las máculas en los ojos nunca consiguieron ser removidas, llegando a formar un rasgo habitual en el conejo Blanco de Hotot.

Veinte años después, la raza fue oficialmente reconocida, adoptando el nombre de la urbe natal de Bernhard, Hotot-en-Apogeo, al norte de la nación francesa. Entonces se extendieron alrededor del planeta, donde alcanzaron gran popularidad en el continente americano. No obstante, al día del día de hoy, solo unos pocos criadores sostienen la raza distanciada de la total extinción.

Las cualidades de este conejo, le hacen muy cotizado en múltiples aspectos por su belleza y su carne. Se trata de una especie pequeña, que no excede los 3 kilos y medio de peso, con orejas poco pronunciadas, de once a doce cm de longitud, y una banda negra característica de 3 milímetros cerca de sus ojos. En general, y bajo condiciones convenientes, el conejo Hotot es capaz de vivir entre trece y quince años de edad.

Su parentesco directo con el conejo Mariposa, le hacen portador de un pelaje tupido y sedoso de poca longitud. En lo que se refiere a su color por entero blanco, le da un atrayente que combina con perfección con sus pronunciados ojos negros. Su gran hambre, es otra de sus peculiaridades más notables, de la misma manera que sus cortas extremidades, y sus uñas incoloras.

Conejos de N. Zelanda

Contrario a lo que bastantes personas puedan inferir por su nombre, el conejo neozelandés, es oriundo de Norteamérica, y brotó a inicios del pasado siglo. Su importante tamaño y el nivel de fecundidad tan alto que tiene, lo transforman en una raza ideal para los criadores, aparte de ser empleado en pruebas clínicas y de laboratorio. Por su parte, asimismo se emplea como animal familiar por bastantes personas alrededor del planeta.

Llegan a pesares hasta 6 kilogramos en promedio, y son propios el color rosado de sus ojos y la diferencia de tamaño de sus patas traseras respecto a las delanteras. Las variedades de color que podemos localizar en su pelaje atraviesan diferentes tonalidades desde el blanco hasta el colorado, incluyendo el azul y el negro. En general, son de carácter obediente y afable.

No existen enormes diferencias en lo que se refiere a la nutrición del conejo de N. Zelanda respecto a otros ejemplares. Para la cría, los especialistas aconsejan entre ciento veinte y trescientos gramos de comida al día, siendo imprescindible además de esto contar con de rebosante agua, puesto que consumen cerca de un litro a diario. El heno es el ingrediente predominante en su dieta.

Puede interesarte:  Conejos cabeza de león

En lo que se refiere a sus hábitos reproductivos, resulta pasmosa la velocidad con que la hembra queda de nuevo libre para la gestación después de dar a luz, puesto que solo precisará de 3 días siguientes al parto para regresar a quedar encinta. Después del proceso de apareamiento, transcurrirá un mes hasta ver las crías, quienes van a nacer desprovistas de pelo y absolutamente dependientes de su madre. Frecuentemente, las camadas se componen de 6 a 12 crías.

Conejo Blanco de Florida

Tras un meticuloso cruce entre un Polonés y un conejo neozelandés, brotó esta raza del sur de los USA cuyos inicios fueron particularmente para producción de carne y pruebas de laboratorio. Pese a ello, la belleza de estos ejemplares de pelaje por entero blanco y ojos colorados, acabó por hacerles ganar un puesto entre las competiciones y ferias de exhibición, llegando a ganar el respeto y la admiración de múltiples criadores.

Su utilidad ha sido puesta a prueba en diferentes tiempos y escenarios. Tanto de este modo, que muchos le catalogan como una raza “multipropósito”, siendo ideal en la nutrición de pequeñas y medianas familias por su carne suave y su sencillez para la cría. Además de esto, desde su aparición en mil novecientos sesenta y siete, ha sido merecedor del máximo premio en 3 ocasiones por la parte de la Asociación Americana de Razas de conejos (ARBA).

En lo que se refiere a sus peculiaridades físicas, el Conejo Blanco de Florida no se considera una raza gigante, sino más bien de tamaño mediano. Su cuerpo redondeado y grueso, está cubierto por una capa de pelo blanco parcialmente corto. Tiene un carácter obediente, y como todos y cada uno de los conejos, sus habilidades reproductivas son increíbles. En estado adulto no excede los tres kilos de peso.

Conejos blancos
5 (100%) 1 vote

Pin It on Pinterest

Shares
Share This