Seleccionar página

Moscas

Las moscas son, por mucho, uno de los animalillos más molestos que podemos hallar en nuestras casas, sobre todo en la cocina y en el comedor, y muy en especial a lo largo del verano. Estos desapacibles bichos no solo incordian con el zumbido que hacen al pasar, sino además de esto son portadoras de diferentes enfermedades, puesto que se posan sobre excremento, comida podrida y todo tipo de bazofias.

Afortunadamente, no debes compartir tu hogar con estas plagas, puesto que acá te afirmaremos qué puedes hacer para combatir a estos insectos y hacer que desaparezcan de una buena vez.

¿Qué son las moscas?

Las moscas son unos insectos bastante comunes en todas y cada una unas partes del planeta, y se consideran artrópodos del orden de los Dípteros. Hay una extensa pluralidad de moscas mas la especie más rebosante es la mosca común o bien mosca familiar, la que habita en territorios muy diferentes. Muchos insectos han sido incluidos en la categoría de las moscas, pese a no pertenecer al mismo orden que la mosca común, lo que se debe al gran similar físico que guardan con esta especie.

Las moscas tienen ojos muy grandes y sensibles a la luz, que marchan como una suerte de lentes, y se componen de cabeza, tórax y abdomen como otros insectos como las arañas, las hormigas y las abejas.

Es posible distinguir a las hembras de los machos por su tamaño y el espacio entre sus ojos, puesto que los machos acostumbran a tener los dos ojos un tanto más juntos que las hembras.

Siendo un insecto cosmopolita, la mosca puede estar en zonas con prácticamente todo género de tiempos, desde los tropicales hasta los polares, y ha acompañado al hombre desde mucho hace un tiempo. Estos animales son en especial activos a lo largo del día, y en las noches entran en estado de reposo, afín a lo que pasa con los humanos, si bien duermen mucho menos que .

En lo que se refiere a su esperanza de vida, esta es bastante imitada en comparación con otros bichos afines. Generalmente, las moscas pueden vivir hasta un mes, tardando unos diez días en transformarse en adultas, si bien esto es algo muy relativo, puesto que el tiempo de vida de una mosca depende de la especie de exactamente la misma.

Tipos y especies de moscas

Las moscas son unos de los animalillos más rebosantes en el mundo entero y existen tantas especies que, si las describiésemos todas y cada una, pasarías el resto del día leyendo acerca de ellas. De ahí que, esta vez vamos a hablar sobre las clases de mosca más habituales y conflictivos que puedes hallar por allá.

Mosca es el nombre con el que se conoce generalmente a un montón de especies de insectos voladores que pertenecen al orden de los dípteros, mas sobretodo se refiere a las especies que pertenecen a la familia de la mosca común (Muscidae).

Podemos localizar otras muchas especies de mosca conforme la ubicación mas las más habituales son la Mosca azul (Calliphora vomitoria), la Mosca del desván (Pollenia rudis), la Mosca de la fruta (Drosophila), la Mosca del vinagre (Drosophila melanogaster) y la Mosca de la carne (Sarcofaga carnaria).

Hay otros conjuntos de insectos que reciben popularmente el nombre de moscas sin serlo verdaderamente, como las abejas, las avispas y las hormigas voladoras, que son himenópteros. Otras especies como son Calliphoridae y Sarcophagidae, reciben el nombre de moscones, puesto que tienen un mayor tamaño que las moscas, su cuerpo es piloso y el zumbido de su aleteo es mucho pero grave.

Las moscas proceden de África mas se hallan presentes en prácticamente todos los continentes, las hallarás dando vueltas allí donde haya comida, humedad y calor. Estos factores son vitales en el momento de determinar cuánto vive una mosca.

¿Cuánto vive una mosca?

La duración de la vida es muy variable conforme las especies y puede ir de varias horas a unos poquitos meses. En lo que se refiere a nuestra amiga la mosca familiar, es bastante difícil saber cuánto viven en libertad se estima que entre 25 a 52 días como adulta, mas criadas en cautividad ciertas de ellas han logrado llegar a las once semanas. En cuanto al resto, los machos viven menos tiempo que las hembras.

Por otro lado, en dos mil ocho brotó una nueva conforme la que estudiosos de un laboratorio suizo aseveraron que un incremento en la actividad cerebral de las moscas hacía que estas viviesen menos tiempo. 2 profesores del departamento de ecología y evolución de la Universidad de Lausana (oeste), Tadeusz Kawecki y Joep Burger, descubrieron “una relación negativa entre una mejora de las capacidades de aprendizaje de la mosca y su longevidad” o bien, dicho de otra forma, que las moscas más inteligentes viven menos. Los estudiosos, que publicaron el resultado del estudio en la gaceta Evolución, dividieron en 2 conjuntos una población de moscas. Un conjunto continuó en estado natural, al paso que el otro vio mejoradas sus capacidades de aprendizaje: los científicos les enseñaron a asociar un fragancia de una comida con un gusto, agradable o bien no, y a relacionar un choque creado en el laboratorio con un fragancia preciso. Tras treinta a cuarenta generaciones, los estudiosos consiguieron moscas que aprenden mejor y memorizan a lo largo de más tiempo. Sin embargo, la experiencia mostró que las moscas en estado natural vivían más que aquellas del conjunto elegido. “En otros términos, cuanto más inteligente se vuelve la mosca, menos tiempo vive”, conforme el comunicado. Los científicos llegaron a la conclusión de que el envejecimiento de las moscas se acelera por una actividad neuronal más sostenida, lo que produce un desgaste. “Esto explicaría por qué razón las moscas (…) no desarrollaron sus capacidades neuronales”, resaltaron. Siendo que el cerebro consume entre un veinte por ciento y un veinticinco por ciento de la energía de los seres vivientes, sería comprensible que los animales dotados de un cerebro menos consumidor vivan más tiempo.

Seguramente poquísima gente conozca verdaderamente cuánto tiempo vive una mosca. Existen muchas especies mas vamos a centrarnos en la mosca común (Musca amaestra).

Circula el rumor de que las moscas viven veinticuatro horas, mas ya te avanzamos que este dato es totalmente falso. El ciclo vital de la mosca familiar, de la misma manera que los mosquitos, tiene cuatro etapas bien distinguidas, ahora te las describimos:

  • Etapa de huevo: Esta etapa dura de ocho a veinte horas conforme los factores ambientales, como la humedad, la temperatura o bien la luz. Una vez finalizada esta etapa, el huevo se rompe y de el sale una larva de color blanco o bien colorado.
  • Etapa de larva: Esta etapa dura de dos a cinco días, la larva precisa calor y humedad para medrar y, mientras que medra, come todo cuanto tenga a su alrededor. Finalizada esta etapa, su cubierta se endurece y se vuelve cobrizo rojizo, formándose una pupa.
  • Etapa de pupa: Esta etapa dura de tres a seis días, la mosca adulta se esta formando en ese envoltorio cobrizo rojizo en que se ha transformado la larva. Conforme medra se va a romper la pupa.
  • Mosca adulta: La pupa se rompe y de el sale la mosca adulta que acostumbra a vivir de quince a veinte días.

Para saber cuánto vive una mosca hay que tomar en consideración todas y cada una estas etapas y los factores ambientales mas, a rasgos generales, podemos aseverar que la mosca familiar común acostumbra a vivir entre 15 hasta 31 días.

¿Cómo se reproducen las moscas?

Los dípteros presentan metamorfosis completa, esto es, los estadios preimaginales son muy, muy diferentes al adulto. El ciclo biológico pasa, salvo unas pocas salvedades, mediante cuatro estadios bien diferenciados: huevo, larva, pupa y adulto (en general alado).

La producción de huevos y la supervivencia de las larvas está ligada a una cierta temperatura. El calor la puede apresurar mas su producción puede reducir si aumenta demasiado. Tampoco debe haber mucha diferencia entre las temperaturas nocturnas y diurnas. La mayor parte de las moscas familiares se vuelven estériles a 30°C.

La fertilidad es en general grande, si bien el número de huevos cambia conforme las especies. Por servirnos de un ejemplo, los hipoboscoideos generan una sola larva, otros dípteros ponen solo de seis-ocho huevos, al tiempo que la puesta de determinadas especies puede estar compuesta de múltiples miles.

Moscas copulandoEn cuanto a las moscas, una hembra puede poner en suma hasta dos mil huevos, en conjuntos de cien-ciento cincuenta, lo que señala que una hembra que deje un mínimo de cien huevos en todos y cada puesta, en escaso tiempo podría lograr tantos descendientes como hombres habitan en la Tierra: 7.000.000.000 (eso, en caso de que no hubiese mortandad, mas la enorme mayoría muere en estado larval, o poco después así sea como presa de sus innumerables predadores —comidos o bien parasitados—, así sea debido a las inclemencias del tiempo).

De los huevos salen tras un día —o de 12 horas si el tiempo es caluroso— las larvas, que en el caso de las moscas se llaman ricas, que se dedican a degustar la materia putrefacta. Las ricas jamás se ven, puesto que se sostienen bajo la superficie del sustrato que haya escogido la mosca adulta para poner sus huevos. Si se las pone al descubierto, se dirigen nuevamente de manera rápida cara el interior merced a tas enérgicas contracciones musculares, así sea pues detestan la luz o bien para escapar velozmente de los pájaros, para los que representan sabrosos mordiscos. Por otro lado, precisan además de esto calor y humedad, con lo que se secarían dentro de poco tiempo si se quedaran expuestas al aire. En la mayor parte de los dípteros son las larvas las que amontonan la mayoría de los comestibles precisos, no únicamente para su vida, sino más bien asimismo para la reconstrucción ninfal que va a dar sitio a los adultos cuya primordial función es reproducirse. Tras unos 6 días acaban de medrar, pudiendo haber aumentado en ochocientos veces su tamaño anatómico. Ahora su piel externa se coagula y se transforma en una suerte de barrilete pardo, alargado y redondeado, que cobija a la pupa en su interior; a este barrilete se le llama pupario. Pasada una semana la pupa se transforma en mosca adulta, le como, encerrada en ese barrilete, tiene exactamente el mismo inconveniente que el pollo que debe quebrar la cascarilla del huevo. Mas, en lugar del pico, tiene un condimenta!ísimo instrumento: el ptilino, consistente en una vesícula puesta en la frente, entre los ojos, que actúa como una prensa hidráulica.

Contrayendo rítmicamenle el cuerpo, la mosca hace afluir la sangre en la vesícula que se llene y presiona fuertemente contra el polo precedente del pupario. Este se rompe durante una línea circular, levantándose como una tapa (exactamente por esta razón a este conjunto de dípteros se le llama ciclorrafos). Unos 3 días tras haber salido del pupario empieza a poner huevos, con lo que comienza el ciclo nuevamente.

¿De qué se alimentan las moscas?

La mayor parte de los adultos son polífagos, encontrándose sobre muy distintos géneros de substancias. Ciertos son saprófagos: en ecología tiene por nombre saprotrofia a la dependencia que muchos organismos, llamados saprótrofos, tienen para su alimentación de los restos provenientes de otros organismos, como hojas fallecidas, cadáveres (entonces el animal sería asimismo necrófago) o bien excrementos (el animal sería coprófago). Asimismo se puede llamar al fenómeno saprMosca de las floresobiosis y a los organismos que lo representan, saprobios (en general utilizado como adjetivo) o bien saprobiontes.

Entre los saprótrofos pueden distinguirse los saprótrofos obligados, esto es, aquellos que no tienen otra forma de recabar nutrientes, y los saprótrofos facultativos, aquellos que a lo largo de la mayoría de su vida emplean otro medio de alimentación y solo son saprótrofos a lo largo de un fase.

Es muy usual que las moscas se reúnan sobre cúmulos de materia en descomposición, o bien en los vertederos de determinadas industrias ricas en materiales orgánicos. Lo que consideramos desechos y basura, forman para ellas puntos de encuentro nupcial o bien salas de banquete. Los cúmulos de desechos y el estiércol marchan como incubadora pues, al fermentar, generan el calor preciso de cara al desarrollo del feto y el desarrollo de las larvas.

Mas las moscas asimismo pueden alimentarse de plantas (fitófagos), del néctar (nectívoros o bien nectarívoros; en la fotografía, una mosca de las flores) o bien de la sangre de sus parasitados (hematófagos).

Curiosidades sobre las moscas

Los humanos vemos a las moscas como insectos molestos que nos estorban en instantes de relax o bien a lo largo de las comidas, no obstante son animales curiosos con peculiaridades que merece la pena comentar, como que pueden llegar a lograr velocidades que rondan los siete Km/h merced a que pueden llegar a batir sus enanas alas unas doscientos veces por segundo.

Cuando la mosca es adulta, mide unos ocho milímetros más o menos. La hembra es pero grande que el macho y sus ojos son colorados. Para distinguir el sexo hay que fijarse en la separación que hay entre los ojos, en tanto que en las moscas hembra es prácticamente el doble que en las moscas macho.

Otra curiosidad sobre las moscas es la cantidad de huevos que pueden poner las hembras en todos y cada gestación, que ronda los cuatrocientos o bien quinientos huevos cada dos o bien tres días, llegando a los ocho mil o bien diez huevos a lo largo de todo el ciclo vital de la mosca que como ahora sabemos es de quince a treinta y uno días.

Ningún género de mosca es capaz de morder o bien masticar los comestibles, mas muchas especies de mosca tienen la capacidad de picar con un aguijón para absorber la sangre de sus objetivos. En este conjunto de moscas picadoras se hallan la mosca del establo y la mosca tsé-tsé.

Para alimentarse, las moscas tienen un órgano en la cabeza por el que ingieren los comestibles. Este órgano está desarrollado para la ingestión de comestibles líquidos o bien semi-líquidos, con lo que para ingerir sólidos, la mosca escupe una gota de saliva cáustica que disuelve el comestible y después este es absorbido mediante su órgano bucal, que esencialmente está formado por una trompa.

Entre los comestibles preferidos de una mosca se hallan los cadáveres de otros animales, la materia fecal, los materiales orgánicos en descomposición y las materias azucaradas como el néctar y las frutas descompuestas.

Las moscas tienen el cuerpo cubierto de vellosidades sensoriales con las que pueden degustar y olfatear el alimento. Por ende las moscas degustan lo que pisan y, si les agrada, bajan el aparato bucal y lo absorben.

Las moscas son monógamas y solo se aparean una vez. La hembra atrae al macho liberando feromonas sexuales producidas por unas glándulas que tienen en tu abdomen, estas feromonas tienen un aroma que invita a los machos a acercarse.

Las moscas hembra tienen como órgano genital una suerte de trompa llamada ovopositor, formada por segmentos con forma telescópica que se extienden a lo largo de la puesta de los huevos. En el caso de la mosca común y los mosquitos, los ovopositores son blandos al paso que en la mosca de la fruta es recio para perforar la corteza y depositar los huevos dentro de la pulpa.

El macho tiene sus piezas genitales ocultas que solo saca a lo largo del apareamiento. Los genitales del macho se juntan con el ovopositor de la hembra y liberan el esperma que fecundará los huevos.

Una hembra puede poner cientos y cientos de huevos fecundados tras una sola cópula y pueden reproducirse aun mientras que vuelan.

¿Por qué razón aparecen las moscas?

Existen diferentes factores que pueden causar la aparición de las moscas, por servirnos de un ejemplo, si amontonas basura en casa o bien dejas las encimeras de la cocina sucias y llenas de aparejos sin lavar, es muy posible que las atraigas de manera directa cara tu espacio, en tanto que estos pequeños bichos van siempre y en toda circunstancia en pos de algún comestible, y son tan poco exigentes que no les va a importar comerse los desechos o bien restos que hayas dejado por allá.

Además, si dejas comida a la vista de estos insectos, les vas a estar invitando a posarse en ella y se van a quedar en tu hogar a lo largo del tiempo que les resulte posible, para poder aprovecharse de tu “generosidad”.

Ahora, estos animalillos acostumbran a estar en prácticamente todas partes mas prefieren salir cuando las temperaturas son más cálidas, de ahí que es común ver a miles de ellos volando por todos lados a lo largo de la temporada de verano.

En resumen, si experimentas una infestación a raíz de las moscas, debes eludir crearles las condiciones favoreces para su supervivencia, si bien asimismo puedes recurrir a ciertas soluciones que te hemos planteado más adelante.

¿Exactamente en qué se distingue un macho de una hembra?

La hembra tiene un tamaño mayor, y su abdomen es más espléndido, especialmente cuando alcanza la madurez sexual y se llena de óvulos listos para ser fertilizados. De todas y cada una maneras, la manera quizá más simple de distinguir los sexos —si se tiene buena vista, claro— es observar la distancia entre los ojos: en la hembra (fotografía de la derecha) es significativamente mayor que en el macho (fotografía de la izquierda).

¿Exactamente en qué se distingue una mosca de un mosquito?

De forma tradicional, los dípteros se conocen con los nombres vulgares de moscas y mosquitos. Las primeras serían los de cuerpo rechoncho, patas roTípulabustas y vuelo veloz y diligente, al paso que los segundos serían aquellos de cuerpo delgado, esbelto, patas largas y vuelo lento y torpe. Asimismo habituamos a relacionar todas y cada una de las moscas y todos y cada uno de los mosquitos, con las enfermedades, mas estos son generalizaciones, puesto que ni todos y cada uno de los mosquitos son esbeltos y de cuerpo delgado, ni todas y cada una de las moscas son de cuerpo rechoncho, ni todos y cada uno de los dípteros de cuerpo rechoncho son moscas. Y, lógicamente, hay muchos, muchos, muchos dípteros que ni pican, ni transmiten enfermedades. Eso sí: ¡la mayor parte toca las narices todo cuanto puede! (en la fotografía, una típula, que no es un mosquito, sino más bien una mosca).

¿Es verdad que las moscas están por todo el planeta?

Los zoólogos llaman ubiquistas a aquellos animales que se hallan en el mundo entero. Periplaneta orientalis nuestra amiga la cucaracha, sería uno de ellos.

Los dípteros son bastante ubiquistas, puesto que podemos hallarlos bajo todos y cada uno de los tiempos, (desde los polos hasta el ecuador y desde los desiertos hasta las selvas tropicales) y prácticamente en todas y cada una de las altitudes. Están a nivel del mar, en las altas montañas (los Antomíidos llegan hasta los seis mil doscientos m en el Everest), en zonas secas (desiertos) o bien húmedas (trópicos), sobre las plantas, en el suelo, etcétera

¿Cuánto miden las moscas?

Entre el medio milímetro hasta los 5 o bien 6 centímetros de largo, que es el caso de las moscas ‘Panthalmidae’.

¿Cuánto pesa una mosca?

Cuando vulgarmente charlamos de peso, verdaderamente nos referimos a la masa (m), para calcular la que precisamos saber densidad (δ) y volumen (V). Pongamos que la densidad de la mosca (y no nos confundiremos de mucho) es exactamente la misma que la del agua, entonces sería de 1g/ cm3. Comparemos el volumen del insecto a un paralelepípedo de cinco mm de longitud, dos mm de altura y dos mm más de grosor; eso daría un total de veinte mm3, esto es, 0,02 cm3.

Calculemos:

m = δ x V

m = 1g/ cm3 x 0,02 cm3 = veinte mg

O sea, que precisaríamos más o menos cincuenta ejemplares de mosca familiar para hacer un gramo de ellas, y cincuenta.000 para unir un kilogramo, aunque hay que tener en consideración que la mosca familiar menor es unos dos mg. menos pesada. Alguien ha calculado que el mosquito familiar pesa cerca de dos,6 mg., y la mosca azul, veintitres. Ciertos tábanos, en cuanto al resto, pueden pesar más de doscientos setenta y cinco mg.

Los dípteros son muy ligeros, sí, mas hay tantos, que representan una cantidad ingente de biomasa. Sepamos, por poner un ejemplo que en una hectárea de encinar puede haber una población de seis millones de estos animales, lo que representaría una biomasa de siete kg por hectárea, en peso seco. Ese dato se puede equiparar con la biomasa media de mamíferos y aves que, en Europa occidental, es de cinco y uno con tres kilos por hectárea, respectivamente.

Para finalizar afirmaremos que los corpúsculos de Meissner (receptores táctiles que se hallan en gran cantidad en las manos, labios, lengua, pezones, pene y clítoris), un género de terminaciones inquietas en la piel que son responsables de la sensibilidad para el tacto más somero, son capaces de advertir la presión ejercida por un peso mucho menor que los veinte miligramos que afirmamos que pesa una mosca.

¿Duermen las moscas?

Dormir consiste en descansar y parar de comer, de tomar, de cuidar de la progenie, de mostrarse, en resumen, un individuo más frágil que jamás ante cualquier riesgo, ante cualquier predador. De ahí los científicos han deducido que el sueño debe ser algo muy fundamental (¡indispensable!) para el cerebro, mas aún no conocemos precisamente todos y cada uno de los secretos.

¿Qué animales duermen? Que lo hacen los mamíferos, está fuera de toda duda. Cada una de las especies de mamíferos duerme el número de horas que le solicita el cuerpo, y semeja que en eso el tamaño tiene algo que ver, puesto que los murceguillos cobrizos por poner un ejemplo lo hacen veinte horas al día, lo hacemos 7 o bien 8, a un elefante le bastan con 4 y las jirafas se apañan con menos de 2.

Asimismo duermen las aves (ver fotografía), los anfibios, los reptiles y hasta los peces, eso sí, cada uno de ellos a su forma. Ahora se ha descubierto que el dormir no es exclusivo de los vertebrados, puesto que asimismo compete a invertebrados como las abejas y las langostas. De hecho… ¡cada vez está más extendida la sospecha de que TODOS los animales duermen, desde el Homo sapiens a las moscas! En lo que se refiere a estas últimas, es bastante difícil SABER con seguridad (e inclusive conjeturarlo tiene su peligro) si verdaderamente duermen: ¿quién es capaz de hacerle un electroencefalograma a una mosca o bien a cualquier otro insecto?

De ahí que los estudios que se hacen a este respecto con la mosca (y que no son desdeñables para el estudio del sueño en los humanos) se fundamentan eminentemente en cautelosos análisis de las observaciones comportamentales (que han llevado a acabar con razonable certidumbre no solo que las moscas del vinagre duermen por las noches, sino tienen un esquema de reposo no demasiado diferente al de los mamíferos, en la medida en que más del noventa por ciento del tiempo de obscuridad continúan posadas y en reposo) y en los análisis bioquímicos y genéticos (realmente esenciales) que se han desarrollado paralelamente al estudio del comportamiento de estos insectos. Sobre esto último, cabe decir que la bioquímica del sueño en las moscas del vinagre y la activación de genes por el hecho de estar dormido o bien despierto tiene abundantes puntos en común con el que conocemos en los ratones experimentales.

Para conocer con más detalle sobre todo esto (el reposo nocturno de las moscas Drosophila, demostración de que verdaderamente continúan dormidas a lo largo de la mayoría de la noche), hay que conocer los muy, muy interesantes estudios que en su día publicaron 2 conjuntos de científicos: J. Hendriks y sus cooperadores en la gaceta Neuron y Giulio Tononi y sus colegas en la gaceta Science.

Ahora sabemos que las moscas…

Tras 5 minutos de reposo en la obscuridad, resultan más bastante difíciles de atemorizar que cuando no descansan (el estímulo preciso para despertarlas cuando llevan un buen rato dormidas, ha de ser de una intensidad notable).

Descansan diez horas de noche, y si se las impide dormir, en las veinticuatro horas siguientes procuran recobrar el sueño perdido, igual que intentamos hacer los humanos y, de la misma manera que los humanos, del dormir poco y mal brotan nosologías que prueban la necesidad de esta actividad fisiológica.

Si las moscas toman cafeína, duermen mal; si toman hipnóticos duermen mucho.

Las jóvenes (menos de 3 días de existencia) pasan la mayoría del tiempo dormidas; las jóvenes y adultas descansan un tiempo razonable; las ancianas (treinta y tres días o bien más), apenas duermen. Por norma general, es un esquema no demasiado diferente del de los mamíferos.

Pero… ¿Por qué razón se estudia con moscas para saber del sueño de los humanos? Por el hecho de que pese a que hace prácticamente seiscientos millones de años que nuestros antepasados humanos se alejaron de las moscas, ya hemos dicho que las diferencias entre las dos especies, en lo que se refiere a lo que al reposo concierne, no semejan ser tan diferentes, y la genética de las moscas del vinagre es muy muy conocida y se puede actuar sobre ella con poderosas herramientas, y la sencillez de cultivo y de reproducción de ellas deja estudiar las alteraciones que se generan en múltiples generaciones en poquísimo tiempo. Se transforman, por ende, en un modelo experimental bien interesante para examinar los mecanismos íntimos del sueño de los mamíferos. Tal vez, aun, sirvan para probar terapias contra las nosologías del dormir ya antes de hacer pruebas en los mamíferos y, quizá, el modelo hasta deje responder a el interrogante ¿para qué vale dormir?

Conforme han ido evolucionando todas y cada una de las especies animales, lo ha ido haciendo asimismo su sueño. Por poner un ejemplo, el de los humanos no solo presenta sueño de ondas lentas, sino más bien asimismo otras fases cuando los ojos efectúan movimientos veloces y cuando sueñan. El movimiento veloz de ojos, o bien sueño REM (Rapid Eye Movements), normalmente llega después, tras periodos de un intenso sueño de ondas lentas. Otros mamíferos asimismo experimentan una mezcla de sueño REM y no REM, como los pájaros. Las moscas del vinagre no semejan caminar lejísimos. La hipótesis es que sus neuronas se semejan a las humanas en que las dos generan, a lo largo de una parte de la noche, esa actividad eléctrica de baja frecuencia que llamamos sueño de ondas lentas; las moscas son, conforme el estudioso Marcus Frank, “animalillos que semejan gozar de capítulos oníricos”. No cabe duda de que si se acaba de probar que el sueño se da tanto en vertebrados como invertebrados, el corolario sería que dicha actividad brotó muy temprano en la historia de la evolución animal.

Necesidades de las moscas ¿se tiran pedos, hacen pipí o caca?

No semeja que se pueda verdaderamente decir que las moscas hagan pipí. No les faltan los riñones, que son 4 cilindros largos llamados de Malpighi, que se extienden por toda la cavidad abdominal y están bañados por la hemolinfa. Una sola fibra muscular se envuelve en torno a cadMoscas WCa cilindro, lo que le deja moverse en la cavidad. Estos cilindros delgados que se extienden por todo el cuerpo están implicados en el proceso de excreción y su situación suspendida en la hemolinfa les deja filtrar y purificar la hemolinfa que las envuelve. El filtrado es rechazado en el colon y cuando alcanza el recto, el agua y las sales minerales esenciales son reabsorbidas, dejando atrás los restos nitrogenados, que se liberan así como las heces o bien defecaciones por el ano. Estos excrementos, puesto que, están bastante secos pues ya antes de salir han perdido su humedad merced a la reabsorción del agua por las paredes del recto.

En lo que se refiere a las flatulencias, estas son las acompañantes normales de cualquier digestión. Las moscas no forman la salvedad a la regla: se tiran pedos como el resto de animales.

¿De qué forma depositan las moscas sus excrementos en el techo, sin que caigan al suelo?

La explicación está ligada las patas traseras. Cuando brota una necesidad urgente, la mosca las repliega, arquea su abdomen hasta el momento en que su recto toque el techo. Expulsa entonces su excremento haciéndolo pegar al techo por simple contacto, bajo la manera de pequeñas deyecciones redondeadas de color cobrizo.

¿De qué manera hacen las moscas para pasear por el techo?

Pasear cabeza abajo requiere un cauteloso cómputo de peso y adhesión, como herramientas especializadas de translación para combatir el incesante tirón de la gravedad.

Cada pata de mosca (la imagen aumentada de los pelillos pegajosos y de las garras de la pata de una mosca, tomada con un microscopio electrónico, es de Stanislav Gorb) tiene 2 gruesas almohadillas que le dan al insecto una buena cantidad de superficie para adherirse. Estas almohadillas adhesivas, llamadas pulvilli (singular: pulvillus), están pertrechadas con pelos enanos que tienen puntas similares a espátulas. Pelillos pegajososEstos pelillos son llamados setae (singular: seta).

Alguna vez, los científicos creyeron que la manera encorvada de los pelillos sugería que las moscas los usaban para aferrarse al techo. Realmente, los pelillos generan una substancia gomosa compuesta de azúcares y aceites.

Un equipo alemán de investigación del Instituto Max Planck para Investigación Metalúrgica dirigido por Stanislav Gorb estudió más de trescientos especies de insectos que pasean por los techos, y observó que dejaban detrás de ellos huellas pegajosas.

Existe más de un millón de especies de insectos, y puede suponerse todos tienen esta secreción, mas resulta bastante difícil estar un ciento por ciento seguros.

Las moscas precisan patas pegajosas para pasear por el techo, mas no tan pegajosas para quedar pegadas cabeza abajo. De forma que cada pata tiene dos garras que asisten a separar la gomosa extremidad de la pared.

Las moscas emplean diferentes técnicas para despegarse: empujan, retuercen… mas el procedimiento consistente en pelar sus almohadillas hasta liberarse semeja el mejor, puesto que requiere menos energía para romper el contacto.

La combinación de las puntas redondeadas de los pelillos de las patas, el fluido oleaginoso, y la regla de 4 pies en el piso, asisten el insecto invertido a dar sus pasos en la dirección adecuada.

¿Tienen labios las moscas?

Primero debemos saber qué cosa es el labio, lo que semeja una simpleza, mas no lo es tanto:

La palabra labio procede del latín labium, por su parte una variación del más viejo labrum. Los dos términos pasaron a las lenguas romances, hasta el momento en que transcurrido un tiempo unas se decantaron por labrum (francés, italiano o bien galaicoportugués) y otras por labium (castellano o bien catalán).

Labios de moscaNo sabemos con certidumbre si labium y labrum se usaban ya en la temporada tradicional para distinguir los 2 géneros de labios que tenemos, mas San Isidoro de Sevilla (quinientos cincuenta y seis-seiscientos treinta y seis) en sus Etimologías nos afirma que en el siglo VI el labium designaba el labio superior, al paso que el labrum era el inferior, más grueso. Curiosamente, los dos términos se emplean el día de hoy en zoología, mas de forma inversa, para distinguir los labios de los insectos y artrópodos generalmente. La mosca emplea el inferior, que ahora no es el labrum sino más bien el labium, como lengua, lamiendo las partículas de comida. Y es nuevamente el propio San Isidoro quien afirma que labra (el plural latino de labrum) era como ciertos llamaban a los labios de los hombres, al paso que labia (el plural latino de labium) correspondía a los de las mujeres. Hoy en día, hombres y mujeres tenemos labia en el momento en que nos mostramos lenguaraces, charlatanes o bien con una verbosidad en especial persuasiva o bien seductora.

La mosca chupa con la lengua y lame con el labio, al revés que . Demos la enhorabuena a la mosca, por el hecho de que hace lo adecuado, en tanto que labio procede de exactamente la misma raíz que relamer < lammere < lambere. Nosotros no lamemos con los labios, a la inversa que los chimpancés, nuestros menos evolucionados familiares, que arrancan las hojas de los árboles conforme las lamen con sus gruesos labios. Lo mismo que hacen los burros y los jamelgos, que no arrancan la yerba con los dientes sino más bien con relamidas de los labios; en cambio, la jirafa lame las hojas de las acacias con la lengua, y emplea sus ásperos labios como protección contra las espinas. Los carnívoros apenas tienen labios, sino emplean los dientes para desgarrar la carne y los ligamentos, al paso que las aves los han transformado en duros y afilados picos. De tal modo que ya vemos que la primitiva función de los labios era la de asistir en las tareas de comida, ya fuera como pinza lamedora o bien como protección. No obstante, ahora los humanos comemos con las manos, lamemos con la lengua, y los otrora resistentes labios son la parte más sensible de la boca. ¿De qué nos sirven, entonces? De poquísimo, y por esa razón la naturaleza los ha ido afinando y mermando poco a poco más, hasta el momento en que de súbito hemos descubierto su poder sexual, el placer de sentirlos, y también imaginarlos, frescos y siempre y en toda circunstancia lábiles (palabra que, no obstante, tiene un origen diferente), húmedos y escurridizos por nuestra piel, y los engrosamos artificialmente para acrecentar esa exquisita sensación.

¿Son peligrosas las moscas?

En lo que se refiere a su peligrosidad, podemos decir que se trata de unos bichillos peligrosísimos para personas y animales, en tanto que no solo trasmiten enfermedades mediante su picadura, como hemos visto en la sección precedente, sino además de esto pueden hacerlo con el mero hecho de posarse en nuestros comestibles y bebidas, extendiendo un elevado número de bacterias que cogen en los basureros y en todos y cada uno de los sitios poco aseados en los que acostumbran a estar.

Desde tiempos remotísimos, la mosca ha causado grandes pérdidas para los hombres, no solo humanas debido al tifus, sino más bien asimismo a nivel de cultivos, depositando sus larvas en ellos y echándolos a perder.

En resumen, si bien puedan parecer inofensivas, estas plagas son de temer y han de ser eliminadas lo antes posible, en tanto que pueden representar un auténtico inconveniente si no se les controla a tiempo.

De qué forma combatir las moscas

Como es natural, a absolutamente nadie le agrada tener moscas rondando por allá, mas para combatirlas, es preciso tomar ciertas medidas y iniciar por la limpieza.

Como ya hemos dicho, a las moscas les chifla pasearse entre la basura en pos de bocadillos, aparte de depositar sus huevecillos en lugares cargados de desechos o bien substancias orgánicas en proceso de descomposición.

Aunque no es muy probable que las medidas de higiene terminen con la totalidad de estas plagas, se trata de un arma bastante poderosa que cuando menos puede eludir su entrada a nuestro hogar.

¿De qué manera vamos a saber si un insecto es un díptero?

Los dípteros tienen el cuerpo dividido en 3 partes cabeza, tórax y abdomen.

  1. En la cabeza se halla el cerebro en su interior y externamente se pueden observar, como partes principales:En primer lugar los ojos, que ocupan por lo general una gran parte de la cabeza. Están compuestos por un enorme número (múltiples miles) de ojos individuales, semejantes a telescopios enanos cuyos ejes longitudinales son sutilmente discordantes, con lo que apuntan en todas y cada una direcciones formando de esta forma una imagen global como mosaico. Dicho de otro modo, no tienen puntos ciegos, por eso nos vean venir sea de donde sea.Seguidamente las antenas, donde se halla el olfato. La agudeza olfativa que caracteriza a ciertos dípteros, por poner un ejemplo las moscas, es una cosa que podemos inferir a la perfección de las concentraciones masivas que se generan dentro de poco tiempo allá donde hay carne podrida o bien terminan de ser expulsados excrementos. Las moscas perciben los olores de la podredumbre o bien de un cadáver desde lejísimos, en el caso de la mosca familiar la distancia puede ser de muchos quilómetros.Y por último en el primer apartado el aparato bucal, que esencialmente está formado por la trompa. En el caso de los mosquitos es de tipo picador, y en el de las moscas, de tipo chupador, si bien hay muchas salvedades en los dos casos.
  2. Por su lado, el tórax presenta las patas (seis, o sea, tres pares) y las alas (movidas por unos poderosos músculos). En muchos dípteros su sentido del gusto se encuentra en las patas. A una mosca que esté merodeando por la mesa en la que tomarnos el desayuno le va a bastar con pisar una gota de mermelada para advertir su sabor: un dispositivo de lo más práctico, sobre todo para unos seres que están habituados a tomar el comestible del suelo.
  3. Por último, el abdomen no presenta apéndices externos, si bien se pueden estimar los estigmas respiratorios (de la misma manera que en el tórax). En su interior se hallan parcial o bien completamente, múltiples aparatos vitales (excretor, digestible, respiratorio, inquieto, etcétera). Entre todos , resaltamos el aparato reproductor (que se halla en sexos separados), debido a la suma importancia que tiene, por lo general, para la adecuada identificación de las especies.

Podríamos decir que todas y cada una estas peculiaridades que terminamos de mentar de los dípteros están asimismo presentes, por norma general, en los sobrantes conjuntos de insectos. Entonces, ¿exactamente en qué se distingue el orden de los dípteros de los sobrantes órdenes de insectos como mariposas (lepidópteros), escarabajos (coleópteros), libélulas (odonatos), chinches (heterópteros), abejas (himenópteros) saltamontes (ortópteros), etcétera.

La contestación es sencillísima, si los estudiamos detenidamente, observaremos que el tórax presenta solamente 2 alas, o sea, un par. En verdad, a palabra díptero procede del heleno y fue empleada por primera vez por Aristóteles (siglo IV adc) y significa ‘dos alas’. Por lo tanto, si tradujéramos la palabra al pie de la letra podríamos llamados dosalas o bien bialados. El nombre vulgar de la mosca procede del latín Musca y del heleno Myia. Sin embargo, este carácter no es exclusivo de ellos, puesto que extraordinariamente lo presentan asimismo unas pocas especies de otros órdenes de insectos (por servirnos de un ejemplo ciertas fugaces y homópteros). Además de esto, ciertas especies han perdido las alas, esto es, son ápteras. Mas, lo que sí es único en ellos es que el segundo par de alas se ha transformado en órganos del equilibrio para volar y se llaman balancines o bien salterios. Son similares a una maza, una cerilla y marchan como giroscopios. Sin ellos, los dípteros pierden el equilibrio, con lo que son inútiles de volar (lo mismo le pasa a una cometa sin la cola, o bien a un helicóptero sin la pequeña hélice siguiente, etcétera.

Secundariamente, unas poquísimas especies han perdido aun, estos órganos (debido a su vida parasitaria, por servirnos de un ejemplo Brauta coeca, o bien piojo de las abejas). Por otra parte, extraordinariamente, ciertas especies de otros conjuntos de insectos (por poner un ejemplo los machos de la cochinilla acanalada lcerya purchasi, orden de los homópteros), tienen las alas siguientes muy cambiadas y reducidas, con lo que recuerdan a los halterios, si bien no lo sean rigurosamente.

abe decir que en nuestros días se emplea el término mosca para designar a conjuntos de insectos que no son dípteros. Nos referimos a las moscas de las piedras (orden de los plecópteros, moscas escorpión (orden de los mecópteros), moscas portasierras (suborden sínfidos del orden de los himenópteros), moscas víboras (orden de los rafidiópteros), mosca o bien mosca blanca (familia de los aleiródilos del orden de los homópteros). No obstante, el número de alas que presentan (2 pares en lugar de uno) los distinguen realmente bien de los dípteros, llamados asimismo moscas verdaderas.

Al contrario, ciertos dípteros tienen nombres de otros conjuntos de insectos, por servirnos de un ejemplo piojo de las abejas, moscas piojo, falsa garrapata de las ovejas. Para el profano es muy simple y usual confundir ciertas especies de dípteros con abejas y avispas, en tanto que, a primer aspecto ciertos, sobre todo moscas, se semejan, por su aspecto, a ellas (en la fotografía, la Eristalis tenax: se trata de una mosca nativa de Europa que se halla asimismo establecida en Norteamérica. Mide en torno a veintitres mm y su característica primordial es la de haber desarrollado un mimetismo con el que pretende confundir su morfología con la de las abejas, su primordial oponente, con las que asimismo comparte el comestible en tanto que se alimentan primordialmente desde polen y néctar floral. Esta especie es absolutamente inofensiva y carece de aguijón).

Por otra parte, palabras como papamoscas y atrapamoscas pueden dar pie a meditar en un género de moscas, cuando realmente se están refriendo a nombres de pájaros (asimismo existe el pájaro moscardón).

Temporada donde hay más moscas

Las moscas son insectos dotados de grandes habilidades que les dejan subsistir a diferentes tiempos y entornos, en general son diurnas, sus cuerpos están cubiertos por sedas sensoriales que les dejan degustar, olfatear y sentir todos y cada uno de los comestibles con los que tienen contacto. La carne en descomposición, la basura y los excrementos son olores que atraen seguramente a las moscas, son consideradas por consiguiente una de las especies portadoras de más enfermedades para los humanos, resulta esencial conocer la época donde hay más moscas para tomar las medidas precisas y eludir así su propagación.

Es verdad que en la época de invierno un sinnúmero de moscas mueren, mas un pequeño conjunto es capaz de subsistir y basta para reproducirse con velocidad garantizando la supervivencia de la especie.

Una mosca hembra es capaz de depositar hasta nueve mil huevos en una puesta, en menos de veinticuatro horas aparecen las larvas para alimentarse de el alimento proporcionada en el sitio de la puesta, más adelante pasan a la etapa de pupa donde su color cambia a cobrizo o bien colorado para por último acabar el proceso de metamorfosis y transformarse en adultos listos para aparearse.

La época donde hay más moscas es en verano particularmente en el mes de mayo, en donde la calidez de la poca les da la ocasión de aparearse y reproducirse las veces que les resulte posible incrementando significativamente el numero de la especie.

Una mosca adulta tiene un ciclo vital promedio de un mes y medio, no obstante es tiempo preciso para reproducirse y transformarse en una plaga contaminando todo a su paso.

Como evitar una invasión de moscas con tratamientos naturales

Las moscas son insectos diurnos dotados de piezas bucales diseñadas para absorber o bien horadar, tienen además de esto antenas en donde se sitúa el olfato, un cuerpo cubierto por sedas sensoriales que les deja degustar todo cuanto tocan y pisan, se sienten singularmente atraídas por la carne en descomposición como por el excremento de animales y humanos, lo que las transforma en portadoras de diferentes enfermedades como el cólera, miasis, disentería y la fiebre tifoidea. Las moscas se hallan en todas y cada una partes y algas especies están muy ligadas a los humanos, es preciso por ende conocer los tratamientos naturales más efectivos para eludir una invasión de moscas.

Entre los tratamientos naturales más infalibles para eludir una invasión de moscas tenemos los siguientes:

Hojas de laurel y albahaca

Las moscas tienen un olfato muy desarrollado y pueden percibir los olores a quilómetros de distancia, el aroma de las hojas de lauro y albaca no resulta agradable para las moscas, haciendo que se distancien lo ya antes posibles, pone ciertas bolsas de lona llenas de hojas secas de estas 2 plantas y distribúyelas por toda la casa.

Trampa con una botella

Puedes crear una trampa sencillísima para eludir una invasión de moscas en tu casa, solo debes poner en una botella restos de comida para captar las moscas, van a entrar a la botella para probar el alimento mas entonces no van a poder salir, puedes añadir algún producto como desinfectante o bien vinagre para matarlas.

Aceite esencial de eucalipto

Aplicar aceite esencial de eucalipto en el moblaje de tu hogar, como en las puertas y ventanas, es una enorme opción para sostener lejos a las moscas en tanto que no les complace este fragancia, debes aplicar el aceite al menos dos veces a la semana a fin de que puedas lograr el resultado que quieres.

3 trucos caseros para ahuyentar las moscas

Para separar esta plaga de tu casa debes emplear los próximos trucos:

Vinagre blanco para acabar con las moscas

Una mosca hembra puede poner cerca de nueve mil huevos, los que se transforman en larva en veinticuatro horas, lo que implica que en escaso tiempo pueden transformarse en una plaga contaminando todo a su paso, mas este inconveniente puedes evitarlo usando un fácil producto como el vinagre blanco:

Vinagre blanco y bicarbonato de sodio

La combinación de estos 2 productos es una estrategia muy eficaz para terminar con las moscas, solo precisas entremezclar en un envase agua, vinagre y una cucharada de bicarbonato de sodio, más tarde salpica esta mezcla por toda la casa y suprimieras a todos y cada uno de los insectos.

Albaca y vinagre blanco

La planta de albaca es usada para espantar a muchos insectos y mezclada con vinagre blanco resulta mortal para las moscas, solo debes poner en un envase ciertas hojas de albaca, vinagre blanco y agua, déjala en reposo a lo largo de dos días y vas a tener un repelente natural para terminar con las moscas.

Jugo de limón y vinagre blanco

Otra técnica que ha resultado de mucha utilidad para supervisar a las moscas es entremezclar jugo de limón con vinagre blanco en un envase con atomizador, entonces debes diseminarlo por cada sitio donde frecuentan las mosca y en escaso tiempo habrán desaparecido.

Vinagre blanco y aceite esencial de menta

El aroma del vinagre blanco y el aceite esencial de menta es idóneo para que las moscas se sostengan a quilómetros de tu hogar, solo mezclalos en un recipiente con aerosol y rocíalo toda vez que aprecies la presencia de alguna mosca.

El vinagre es uno de los elementos que jamás falta en una cocina, entonces puedes emplear un tanto para distanciar a las molestas moscas, mezcla medio vaso de agua con media taza de vinagre, pone la mezcla en un aerosol y cuando veas a una mosca volando cerca de ti la rocías con esta mezcla.

Te vas a dar cuenta que la mosca vuela pero lento y con un mata moscas vas a poder suprimirlas de manera fácil.

Plantas aromatizadas

Este antídoto logra espantar las moscas de tu hogar si bien no las matas, pone en tu hogar particularmente en los lugares que las moscas frecuentan pedazos de plantas como la menta, el tomillo, el romero, alcanfor, entre otros muchos.

Las moscas no aguantan su fragancia y si las pones en los lugares convenientes lograrás tener esta plaga fuera de tu casa

Bolsa con agua

Otro de los trucos casero que te ayuda a sostener lejos a esta clase de insectos es poner una bolsa de plástico trasparente llena de agua hasta la 3 cuarta una parte de la bolsa.

Colócala en las entradas de tu casa, en las puertas y ventanas, el truco esta en que la luz solar se refracta en la bolsa transparente haciendo prismas que ocasionan un efecto óptico a las moscas que las repele inmediatamente

por último, debes usar estos trucos caseros para quitar de una vez por siempre a estos insectos de tu casa que aparte de molestos pueden llegar a trasmitir enfermedades peligrosas para la salud.

Picadura de las moscas

Aparte de lo desapacibles que pueden ser, las moscas asimismo son perjudiciales para nuestra salud, en especial si nos referimos a ciertas especies tropicales, las que aun pueden ocasionarnos la muerte. Un caso de ellas son las glosinas, que se nutren solamente de la sangre de animales y de personas, y cuya picadura es sencillamente mortal.

En el momento en que este insecto ataca a su víctima, le transmite un temible protozoario, llamado tripanosoma, que causa enfermedades mortales. Esta especie de mosca es muy temida por quienes habitan en el Congo, en la zona del lado Tanganyka, en tanto que es propagadora de la horrible enfermedad del sueño.

Entre las glosinas que habitan en África Ecuatorial se halla la mosca tse-tsé, una especie que ataca en especial a los perros y a los caballos, causándoles la enfermedad famosa como nagana.

Aparte de estas especies, hay otra llamada tábano, cuya picadura acostumbra a ser realmente dolorosa; y es que, en contraste a otros insectos que solo horadan la piel, tal y como lo hace una aguja, el tábano tiene una suerte de pequeños cuchillos en su boca, que les sirven para recortar la piel con un movimiento afín al de las tijeras.

Medidas para eludir las moscas

De esta manera, para combatirlas, es esencial cumplir con las próximas reglas de higiene:

Suprimir los restos de comida a lo largo de y tras su preparación.
Sacar la basura habitualmente y sostener los recipientes o bien contenedores cubiertos.
Preservar los comestibles bien sellados y fuera del alcance de estos bichillos.
Prohibir la entrada de las mascotas a la cocina.
Sostener limpias todas y cada una de las habitaciones de la casa, esto incluye el jardín o bien el patio, singularmente si se tiene mascotas que hacen sus necesidades en casa.

Si bien son bastante simples, estas medidas pueden asistirnos a reducir la presencia de estos bichos en nuestro hogar. No obstante, es esencial ser incesantes y cumplir con las reglas de limpieza a lo largo de todo el año y muy singularmente en el verano, puesto que se trata de la temporada más conveniente para el desarrollo y proliferación de las moscas.

De manera adicional, podemos recurrir a los tradicionales productos en spray, diseñados para matar moscas y otros insectos voladores, o bien aun adquirir un matamoscas, para eludir el empleo de químicos y elementos tóxicos.

Ahora bien, si el inconveniente es bastante grave y lo que se experimenta es una infestación, lo mejor es recurrir a especialistas en el control de plagas a fin de que solventen el tema. Ellos van a poder ofrecernos medidas de control mecánico, que incluyen trampas eléctricas y mallas que impiden el paso de estos insectos a nuestro hogar o bien, por otro lado, van a poder proponernos el empleo de productos químicos como insecticidas o bien mosquicidas a través de pulverizado, pincelado o bien en pastillas.

Antídotos caseros para terminar con las moscas

Ya hemos dicho que con la limpieza no basta para sostener a estos bichos distanciados, y quizá te parezca un tanto molesto tener que ir tras ellos con un matamoscas o bien rociándoles los olorosos sprays del mercado. Puesto que bien, si buscas ciertas medidas más fáciles para ponerle fin al asuntillo de las moscas, estos antídotos caseros van a poder caerte como anillo al dedo.

Aceite de lavanda

El fragancia de la lavanda marcha como repelente natural contra muchos insectos, y las moscas no son la salvedad.

Para favorecerte de sus propiedades, coge un cacito con agua y colócala a fuego alto hasta el momento en que hierva. Entonces, coge una esponja, colócala en un plato y añade 1 cucharada de aceite de lavanda y dos cucharadas del agua hirviendo. Deja que absorba todo el líquido y después frota las ventanas, el marco de la puerta y todos y cada uno de los bartulos en los que acostumbren a posarse estos feos animaluchos. Puedes reiterar el procedimiento cuantas veces desees, humectando la esponja con agua hirviendo día a día y restituyendo el aceite una vez a la semana.

Jugo de cebolla

Este es uno de los antídotos caseros más viejos y útiles que hay. Puede sonar extraño, mas frotar jugo de cebolla en los marcos de puertas y ventanas es de mucha ayuda para eludir el acceso de estos insectos a nuestro hogar. Si no logras este jugo en el súper, puedes hacerlo mismo, pulverizando las cebollas y extrayendo todo el líquido de ellas, para entonces untarlo con ayuda de un pincel o bien una brocha.

Más trucos para matar moscas
Si los antídotos caseros no te han dejado conforme, quizás estos truquitos para terminar con las moscas consigan hacerlo.

Tiras atrapamoscas

Para capturar a las moscas y deshacerte de ellas, puedes entremezclar ¼ de taza de jarabe de maíz o bien cualquier otro jarabe azucarado así como ¼ de taza de azúcar. La idea es que sea una mezcla dulce y pastosa para captar las moscas y conseguir que se queden pegadas.

Coge ciertas tiras de cartulina o bien papel de estraza, abre ciertos agujerillos en la parte superior, pasa un hilo a través de ellos y átalos de forma que puedas colgar las tiras.

Con ayuda de un pince o bien brocha, coge un tanto de la mezcla y úntala en las tiras de papel. En el momento en que se sequen, cuélgalas en la cocina y en los lugares en los que haya más moscas. El fragancia de lo dulce las atraerá y lo pegajoso del jarabe las sostendrá adheridas a la tira. De esta manera, solo deberás desechar las trampas cuando no aguantes ver tantas moscas pegadas a ellas.

Bolsas con agua

Una de las opciones alternativas más simples mas eficaces para espantar a las moscas consiste en atestar una bolsa transparente con agua, anudarla y colgarla en el exterior de la casa, de forma que quede cerca de las puertas y ventanas. El reflejo del sol en el agua va a crear un efecto óptico que distanciará a estos desapacibles insectos.

Ahora que sabes todo cuanto deberías sobre las moscas, aguardamos que puedas deshacerte de ellas con la ayuda de nuestros prácticos consejos.

Moscas
5 (100%) 1 vote

Pin It on Pinterest

Shares
Share This