Seleccionar página

Lo primero que se debe acotar cuando se habla de esta raza de perros también conocida por el nombre de Ovejero Alemán, es lo excelente que resulta como guardián y compañero; su carácter sobresale por ser fuerte y dominante, por lo que desde un principio, habrá que establecer quién es el amo, y así evitar problemas.

Asimismo son perros un poco celosos y posesivos con sus dueños, de ahí que lo más conveniente es sacarlo a pasear y codearlos con los conocidos y amigos, a fin de que simpatice con ellos y los reciba con cariño cuando vengan de visita.

Como en todo animal, es importante el buen adiestramiento desde cachorros, el ovejero alemán crece y madura a gran velocidad, entendiéndose lo imperioso de corregirles al momento que realizan cualquier travesura, pues si bien no forman parte de sus primeros pasos como cachorro, más tarde representarán intolerancias cuando alcance la adultez.

Características que definen a un pastor alemán

Esta raza entra en la categoría de canes de estructura mediana, su altura alcanza unos 57.5 cm para las hembras, mientras que los machos son de 62.5 cm. Por lo general, es un tanto más larga que alta, de osamenta seca, muy musculoso y estructura sólida.

Se podría decir que su cabeza es proporcional a las dimensiones del cuerpo, poco alargada y con un ancho moderado enmarcado con sus medianas orejas que nacen de su parte alta, -anchas en principio y terminadas en punta -. Respecto a sus ojos, tienen forma de almendra, son medianos, oblicuos y de un color que armonice con su pelaje.

¿Cómo se comporta un pastor alemán?

Son muchos los atributos que definen la personalidad de estos perros, a grandes rasgos, pueden resumirse que son atentos, obedientes, fieles, valientes, y de carácter muy templado. Son bastante dominantes y territoriales, por lo que conviene llevarlo a casa desde pequeños para propiciar la armonía con las otras mascotas, si es que se tienen.

Aunque son considerados como perros de guarda, defensa, y protección del hogar, no implica que no requieran de cariño y tiempo para jugar con ellos. Asimismo será indispensable sacarlo a pasear para que drene un poco de toda esa energía que tienden a acumular.

Los factores a considerar al momento de comprar, adoptar y/o escoger un cachorro de pastor alemán

El primer punto clave aclarar que en verdad, se desea tener un perro en casa y que se dispone no solo del tiempo, sino del lugar adecuado para este cometido, ya que es un miembro del hogar – que con suerte – estará presente por muchos años.

Escoger un buen pastor alemán no es sencillo, en cualquier lado que se llegue, intentaran convencerle que es el mejor perro del mundo, sea que se busque en una tienda de mascotas, con profesionales o personas particulares. Por esta razón es conveniente poner los ojos en un cachorro ofrecido por un criador amante de la raza, ese será el indicado para brindar cierta clase de garantías.

¿Dónde comprarlos?

El siguiente factor estratégico es el lugar donde adquirirlo y lo que se aspira como comprador; hacerse de un pastor alemán no es una decisión para tomar a la ligera, amerita paciencia y sobre todo, no dejarse llevar por la emoción del cachorrito.

El sitio ideal para comprar es un criador; sin embargo y como siempre, habrán unos buenos, otros regulares y, como no, personas con malas intenciones que buscan estafar vendiendo perritos mal enrazados; es donde resulta imperioso volverse hábiles observadores cuidando de que:

  • Tengan buena apariencia en general.
  • Su nariz esté húmeda y fría.
  • Se muestren alegres y juguetones.
  • Y por último, que estén limpios sin garrapatas ni otros parásitos.
Pastor Alemán
Califica el artículo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This