Saltar al contenido

El lengĂŒetazo de los perros y todos sus secretos

El lengĂŒetazo de los perros y todos sus secretos

Los perros se comunican de diferentes formas en dependencia de lo que deseen decir. Para esto emplean el ladrido, el gruñido, los movimientos de la cola, las orejas, la situación corporal… y el lengüetazo o también llamado lametón. En el presente artículo te explicamos qué comunica el lametón de un can y sus secretos.

¿Qué cosas nos quieren decir con un lengüetazo?

Sabemos que a través de un beso húmedo de nuestro can nos enseña cuánto nos quiere, los estudios dicen tener un significado más a fondo que quizá no conoces, te recomendamos que prosigas leyendo y aprendas más de ese amigo leal. Los perros mediante un beso húmedo son capaces de saber si estamos tristes o bien por contra, rebosamos alegría.

Una investigación del departamento de Sicología de la Universidad de la ciudad de Londres revela que los perros responden a las emociones humanas y que son sensibles a nuestra tristeza y sofocación. A Merced de este estudio se llegó a la conclusión de que el can reacciona de forma diferente ante nuestra alegría hacia el dolor;

cuando los humanos se mostraban felices, el cánido se aproximaba a ellos, en su mayor parte, con expresión juguetona o bien de interés. No obstante, cuando las personas lloraban, el cánido reaccionaba con relamidos en sus manos y cara, les olfateaba de forma suave y les acariciaba con su cuerpo. Los lametones eran un ademán para enseñar su cariño y soporte frente al dolor humano.

Este estudio experimental confirma que el cánido es capaz de “simpatizar” con nosotros, de ponerse en nuestro sitio y sentir lo que sentimos.

Lo interpretamos como un contagio sensible, aseveran Custance y Mayer en el estudio.

  • Los besos de tu can asimismo prueban que te admiten como jefe de su manada, teniendo presente que el
    cánido, es un animal social que establece fuertes relaciones con los individuos de su ambiente.
  • El can nos explora y nos conoce mejor con estos lametones.

Indudablemente, día a día podemos aprender más de ellos, con el lenguaje del silencio nos han enseñado que el amor así como el entendimiento no precisan de palabras.

A continuación te explicamos paso a paso que significa ese lengüetazo dependiendo del momento:

Para expresar cariño

A través del lametón los perros expresan su estima por las personas. Por tanto, el lengüetazo es equivalente a una caricia o bien a un beso cariñoso. Además de esto, el lametón le deja al can identificar el estado anímico de sus dueños y reaccionar apropiadamente. En caso de que el dueño muestre tristeza, el cánido reaccionará con lengüetazos en sus manos y cara. En este tipo de casos, los lametones es la muestra de cariño del cánido y su apoyo ante el dolor humano.

Para apuntar sumisión

Desde el momento en que los perros nacen, su madre se comunica con ellos por medio de lametones y lengüetazos. De esta manera estimula su respiración y les limpia, con lo que los lengüetazos de una madre son esenciales para la supervivencia de un cachorro. Como correspondencia, los cachorros lamen el morro de su madre como seña de sumisión cara el can que los resguarda, y de igual manera, lamen el morro al can jefe de la manada. Por esta razón, el cánido puede relamer a su amo para señalar sumisión, implicando obediencia tras un lengüetazo, acompañado de otros signos, como las orejas agachadas.

Lengüetazo perros

Para explorar el ambiente

Como ocurre asimismo con los pequeños, los perros usan el sentido del gusto como herramienta para explorar el ambiente y relacionarse con otros seres vivos, con lo que relamer las cosas les ayuda a reconocerlas. En perros familiares, aparte de ser signo de aprecio, puede representar que les agrada el sabor salobre de la piel del dueño. Además de esto, relamer libera endorfinas, que dan sensación de confort y placer, y calman el agobio.

Propiedades curativas de la saliva

La saliva del cánido (y de todos y cada uno de los seres vivos) contiene un factor (la enzima lisozima) que tiene la propiedad de regenerar tejidos, fomentar la coagulación de la sangre y ataca bacterias previniendo infecciones. Concretamente la saliva del can es desinfectante contra la eschericha coli y el estreptococo canis. Por este motivo, los perros tienen por costumbre el relamer sus heridas para apresurar su sanación. En ciertas especies de animales, existe además de esto el lametón comunitario, que implica lamerse las heridas los unos a los otros, especialmente si están en lugares de incómodo acceso. Este proceso puede implicar asimismo la limpieza de los aledaños de la herida retirando el pelo que la rodea.

Lametón perros

No obstante, relamer en demasía puede ser perjudicial para la salud del cánido por el hecho de que puede causarle granulomas o bien infecciones de estómago adquiridas por tragarse las bacterias. Además de esto, la saña puede trasmitirse al relamer heridas inficionadas y, en el momento en que el cánido está inficionado, mediante la saliva. Además, lamerse las heridas entre especies no es conveniente por el hecho de que pueden trasmitirse enfermedades que para una especie no son peligrosas y para otras sí. Por poner un ejemplo, dejar que un can le lama las heridas a un humano puede ocasionarle septicemia (al humano) o bien trasmitirle la saña. Además de esto, puede complicar la sanación de úlceras.

¿Qué puedo hacer si mi cánido lame de forma apremiante?

En ocasiones los perros familiares lamen de forma apremiante tanto a sus dueños como a sí mismos o bien a otros objetos. Posiblemente un can lama a su dueño continuamente como signo de cariño, pudiendo ser incómodo tener a un cánido chupándote todo el rato, conque para eludir este comportamiento se debe ignorar al can cuando de lametones saliendo de la habitación. Si se le está acariciando o bien haciendo mimos y el can empieza a dar lametones, el dueño debe salir de manera inmediata de la habitación, interrumpir los mimos y también ignorar al cánido a lo largo de un rato. La reiteración le va a enseñar que cuando lame se queda solo y va a dejar de hacerlo.

Si se lame a sí mismo de manera compulsiva, es posible que esté desganado, deseoso o bien que tenga alergias en la piel o posibles dolores en las patas. Si esto ocurre lo mejor es llevarlo al veterinario para descartar infecciones y alergias y cerciorarse de que recibe toda la estimulación que precisa.

secretos del lengüetazo en perros

Probablemente va a haber visto de qué forma un can toma agua de un plato. No es exactamente un caso de buenos modales. El líquido se cae de forma desorganizada mientras que el animal saca la lengua y la mueve descortésmente a alta velocidad, en un ejercicio muy, muy diferente al refinamiento de los gatos, que apenas semejan emplear la punta de la lengua para saciar la sed. Estudiosos de la Virginia Tech han querido conocer cuál es el mecanismo que emplean los canes para echar un trago, y han descubierto que las salpicaduras incontroladas que provocan los lametones ocultan realmente movimientos cronometrados que optiman la capacidad del animal para adquirir fluidos. El descubrimiento aparece publicado en la gaceta Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Por medio de la fotografía y de simulaciones de laboratorio, los estudiosos estudiaron de qué manera los perros introducen fluidos en su boca para tomar. En el estudio, observaron diecinueve perros de diferentes tamaños y razas en acción. Para iniciar, los científicos se percataron de que pese a que felinos y caninos tienen bocas a nivel de estructura afines, sus aproximaciones a la bebida son verdaderamente diferentes. «Sabemos que los gatos y los perros son muy diferentes en concepto de comportamiento y carácter», apunta Sunghwan «Sunny» Jung, maestro de ingeniería biomédica y mecánica. «Pero antes que hiciésemos estudios esenciales de de qué manera estos animales toman líquidos, nuestra suposición era que perros y gatos lo hacen del mismo modo. En vez de ello nos hallamos con que los perros toman de forma muy, muy diferente a los gatos», explica.

Los perros y los gatos son animales que muerden y ninguno de los 2 tiene mejillas completas. Sin ellas, no pueden crear la absorción para tomar, como sí hacen las personas, caballos o bien elefantes. En su sitio, emplean sus lenguas para elevar velozmente el agua cara arriba por medio de un proceso en el que la inercia está implicada.

Con un bocado

Los dos animales mueven la lengua demasiado veloz a fin de que el proceso pueda ser observado al detalle por el ojo desnudo. Mas los perros aceleran sus lenguas a un ritmo considerablemente más veloz que los gatos, sumergiéndolas en el agua y virándolas cara abajo, cara sus mandíbulas inferiores, no a sus narices.

Velozmente retraen la lengua y forman una columna de agua que se eleva a la boca, mas asimismo doblan la parte inferior de la lengua para llevar una pequeña «cuchara» de agua cara arriba. Exactamente, lo que hacen los perros es morder cara abajo para apresar el agua. En un momento vuelven a abrir la boca y sumergen sus lenguas nuevamente.

Los gatos, no obstante, tocan tenuemente la superficie del agua con su lengua, generalmente jamás la sumergen plenamente. Cuando la lengua se eleva en la boca, el líquido se adhiere a la parte superior, formando una muy elegante columna de agua. En el caso de los perros, asimismo levantan una columna de agua, mas un tanto queda en la cuchase de la lengua y es la que termina disparada cara los dos lados de la boca del cánido.

«Los gatos tienden a ser vistos como más limpios y los perros son más desorganizados, los perros también apresuran la lengua para explotar la activa de fluidos de la columna de agua», explica Sean Gart, miembro del equipo de investigación.

Qué significa el lengüetazo de un perro