Saltar al contenido

Conejos de orejas caídas

conejo de orejas caídas

Si bien sus orejas caídas sean homónimo de particularidad y encanto, la verdad es que este rasgo les impide percibir las señales sonoras de su ambiente, lo que sumado a sus capacidades reproductivas tan bajas, transforman a esta raza en una de las más frágiles para su cría en cautiverio.

Sin embargo, semejante tropiezo semeja no detener su popularidad, puesto que los conejos de orejas caídas cuentan con múltiples nacionalidades alrededor del planeta, y una admiración entre cunicultores cada vez mayor, así sea por su carácter juguetón y obediente o bien por su aspecto tan muy elegante y seductor.

Peculiaridades

Se alardea que estos conejos brotaron en los comienzos del siglo XIX, donde resaltaron velozmente por sus orejas tan singulares. En los primeros meses de existencia, las orejas de estos conejos se sostienen levemente erguidas, y conforme medran van cayendo a los dos lados de su cabeza.

Las variaciones más conocidas de esta raza son el holandés y el inglés, siendo esta última la que mayores dimensiones presenta, llegando a los 5 kilos de peso en estado adulto respecto a los 2 kilos que puede conseguir el holandés.

Su pelaje, si bien corto, es rebosante en todo el cuerpo, sedoso en la parte interior del animal y con variaciones de color que fluctúan entre el gris o bien el pardo e inclusive el azul o bien manchado. Sus extremidades son gruesas y su cuerpo es fornido y voluminoso, donde además de esto destacan las grandes proporciones que puede lograr su cabeza.

En condiciones convenientes, el conejo de orejas caídas es capaz de llegar hasta los diez años de vida.

Conejos de orejas caidas

Comportamiento del conejo de orejas caídas

Muchos conocedores le definen como el más amable y sosegado de todas y cada una de las razas. No obstante, esto no significa exactamente que deba confinarse en espacios reducidos o bien ser desprovisto de actividades sociales. Como todos y cada uno de los conejos, precisa interaccionar con los miembros del hogar y pasear por la casa para jugar y hacer ejercicios.

Asimismo vale tomar en consideración que son animales pulcrísimos y pendientes de su aspecto. Por tal razón, solo va a ser preciso bañarlos dos veces por año, además de esto, así resguardaremos su pelaje tan frágil.

En lo que se refiere a su sistema de comunicación, se apoyan mucho en su olfato y a través del contacto físico, puesto que como mentamos previamente, las orejas caídas le impiden captar los sonidos del ambiente. Este hecho además de esto, los define como animales muy espantadizos, que ante situaciones de riesgo lanzan un chillido propio, y agitan sus extremidades traseras agitadamente.

A lo largo del día, es usual que continúen durmiendo aun con los ojos abiertos, puesto que su horario de actividad se registra en las horas tempranas del día y al caer la tarde, donde abundan las bajas temperaturas.

Nutrición de la raza

En este aspecto, no existen importantes diferencias con el resto de las razas. El conejo de orejas caídas es un animal herbívoro, cuya dieta ha de estar integrada eminentemente por heno, verduras y comestibles concentrados. Asimismo es esencial que cuente con rebosante agua a cada instante, como tampoco debemos abusar de elementos como el almidón o bien el azúcar, por su veloz fermentación.

A lo largo de los primeros meses de vida, se debe emplear únicamente heno, para después (trascurrido un año) incluir verduras ricas en vitaminas como espinacas, brócoli o bien zanahorias. De igual manera vamos a poder proveerle de pienso, si bien en cantidades inferiores, o avena desmenuzada, maíz y cereales integrales.

En los comestibles que debemos eludir, se hallan la cebolla, las patatas y la lechuga, que pueden ocasionarle severos trastornos intestinales y facilitar la ocurrencia de diarreas. En menor medida, asimismo debe inspeccionarse la ingesta de frutas, y en sentido general, todos aquellos comestibles que puedan atentar contra su frágil proceso de digestión.

Reproducción del conejo

La etapa de celo en los conejos de orejas caídas supone un cambio total de su comportamiento cara una actitud más violenta y territorial. Una vez copulada la hembra, se precisará poco más de un mes a fin de que pueda dar a luz. Entonces van a deber trascurrir cerca de cincuenta días para encontrarse libre de nuevo.

Desafortunadamente, estos conejos no son grandes reproductores, no solo pues en todos y cada parto apenas son capaces de concebir entre 3 y 4 gazapos, sino más bien por el hecho de que solo un noventa por ciento de la camada consigue subsistir la etapa siguiente al nacimiento. Además de esto, a lo largo de este periodo, tanto la hembra como las crías demandarán de cuidados singulares en lo que se refiere a nutrición y condiciones del ambiente se refiere.

Razas de conejos de orejas caídas

  • Belier inglés: esta pluralidad ostenta el título de ser la más vieja de todas y cada una, y además de esto, es la que cuenta con las orejas más largas. Tanto de este modo, que en ocasiones llegan a pisarlas. En estado adulto, el Belier inglés no excede los seis kilos.
  • Belier francés: descendiente directo del Belier inglés, con lo que comparte sus peculiaridades. Sus orejas miden en promedio cuarenta y dos cm y su peso fluctúa entre 5 y 7 kilos. Tiene una constitución robusta y se conoce de su existencia desde el siglo XIX.
  • Belier holandés: este es tal vez la más popular de todas y cada una de las variaciones. Surgido desde un cruce entre un enano holandés y un Belier inglés, este conejo tiene un pelaje corto y sedoso y es ideal como mascota por sus dimensiones tan reducidas (no llega a sobrepasar los 2 kilos de peso).
  • Fuzzy Lop: de la misma manera que el Belier Holandés, el Fuzzy Lop entra en la categoría de los conejos enanos. De cuerpo robusto y bien proporcionado, destaca además de esto por su pelo largo y suave. Puede encontrarse en diecinueve colores diferentes, e inclusive ciertos ejemplares manchados, producto del cruce entre el holandés y el English Spots.
  • Belier Enano: asimismo conocido como Mini Lop o bien Dwarf Lop, estos animales son los más pequeños de toda nuestra lista de conejos de orejas caídas. En promedio acostumbran a medir poco más de un kilo, y se identifican por su carácter tranquilo y su gran inteligencia.
  • Otras razas: para cerrar la lista, resaltamos ciertas razas singulares como el Cashmere Lop, de pelo largo, el Meissner Lop, el único en tener una variación de color amarillo y el Plush Lop, cuya aparición en mil novecientos noventa y cinco le transforma en la raza más joven de todas y cada una.
Conejos de orejas caídas
5 (100%) 7 votos