Saltar al contenido

Antílopes

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.6″]

Antílopes

Los antílopes son cercanos familiares de los bóvidos en general. Comparten múltiples particularidades con ellos, como por ejemplo: el enorme tamaño, los machos con pitones y como no, la nutrición herbívora. En el presente artículo aprenderás todas las peculiaridades, hábitat y comportamiento de los antílopes.

A pesar de que su apariencia física, por sus patas largas, esbeltas y potentes, que les dejan ser rapidísimos para huir de sus predadores, pesan nada menos que seiscientos o bien setecientos kilogramos.

Especies de antílopes

En esta enorme parentela cabe destacar a determinadas clases, así sea por su conducta, sus peculiaridadescorporales o bien su zona de residencia. Los antílopes más destacables son los siguientes:

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row][et_pb_column type=”1_4″][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Kudú-menor.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/kudu-menor-tragelaphus-imberbis/” box_shadow_style=”preset2″ /][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Antílope-Sable.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/antilope-sable-hippotragus-niger/” box_shadow_style=”preset2″ /][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Springbok.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/springbok-antidorcas-marsupialis/” box_shadow_style=”preset2″ /][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Eland-común.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/eland-comun-taurotragus-oryx/” box_shadow_style=”preset2″ /][/et_pb_column][et_pb_column type=”1_4″][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/gran-kudú.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/tragelaphus-strepsiceros-gran-kudu/” box_shadow_style=”preset2″ /][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Ñu-azul.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/nu-azul-connochaetes-taurinus/” box_shadow_style=”preset2″ /][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Ñu-negro.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/nu-negro-connochaetes/” box_shadow_style=”preset2″ /][/et_pb_column][et_pb_column type=”1_4″][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Órice-beisa.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/orice-beisa-oryx-beisa/” box_shadow_style=”preset2″ /][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Blesbok.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/blesbok-damaliscus-pygargus-phillipsi/” box_shadow_style=”preset2″ /][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Alcéfalo.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/hartebeest-bubale-caama/” box_shadow_style=”preset2″ /][/et_pb_column][et_pb_column type=”1_4″][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Impala.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/impala-aepyceros-melampus/” box_shadow_style=”preset2″ /][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Niala.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/niala-tragelaphus-angasii/” box_shadow_style=”preset2″ /][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Addax-nasomaculatus.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/addax-nasomaculatus/” box_shadow_style=”preset2″ /][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.6″]

El antílope es un mamífero similar a un corzo que se halla en África, Asia y algunas zonas de las Américas.

En contraste a los corzos que cambian sus cuernos periódicamente, el antílope tiene fuertes cuernos duraderos, que el antílope usa eminentemente para proteger a su manada o bien para batallar frente a otros antílopes. Un antílope tiende a tener entre ocho y diez años de edad en estado silvestre si bien se sabe que vive más tiempo en cautiverio.

Antílopes Pequeños

África tiene una enorme pluralidad de pequeños antílopes, aquí te mostramos algunos de ellos:

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=”3.6″][et_pb_column type=”1_3″][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Dik-dik-de-Kirk.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/dik-dik-de-kirk-madoqua-kirkii/” box_shadow_style=”preset2″ /][/et_pb_column][et_pb_column type=”1_3″][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Duiker.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/duikers-sylvicapra-grimmia/” box_shadow_style=”preset2″ /][/et_pb_column][et_pb_column type=”1_3″][et_pb_image _builder_version=”3.6″ src=”https://animalesis.com/wp-content/uploads/Saltarrocas.jpg” url=”https://animalesis.com/antilopes/saltarrocas-oreotragus-oreotragus/” box_shadow_style=”preset2″ /][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.6″]

Peculiaridades y comportamiento de los antílopes

El término ‘antílope’ puede ser algo impreciso, en tanto que aunque se refiere a la subfamilia antilopinae, se emplea habitualmente para llamar a otros géneros como los oryx o bien los hippotragus. En suma, se emplea para describir a todos y cada uno de los bovinos que no son vacas, ovejas o bien cabras.

Las distintas especies de antílopes –hay cerca de 100– difieren entre sí por 2 peculiaridades específicas: el comportamiento y el tamaño. En lo que se refiere a la altura, ciertos alcanzan los treinta centímetros y otros prácticamente 2 metros. El peso es variable, no obstante, en la mayor parte de los casos fluctúa entre los seiscientos y los setecientos kilogramos.

Por lo que respecta a sus peculiaridades físicas, podemos señalar que cuentan con pezuñas y cuernos óseos huecos, en contraste a los corzos que presentan cornamentas macizas. Las astas –prolongaciones del cráneo– pueden llegar a medir hasta un metro y medio y medrar en forma de espiral.

Además de esto, se identifican por sus pupilas horizontales, y por sus patas largas y esbeltas –muy potentes– que les dejan correr veloz o bien dar zancadas, así sea para huir del riesgo o bien para proveerse de comestible.

Ciertas clases aun están habituado para vivir entre pedruscos y peñascos en la alta montaña; y otras pueden brincar más de 2 metros para lograr hojas de lo alto de los árboles.

Antílopes

Datos del antílope

La mayoría de individuos de antílopes, no perdurarían hasta la vetustez en estado silvestre, ya que los antílopes son presa fácil para muchos enormes mamíferos carnívoros.

Si el antílope era viejo entonces el antílope sería naturalmente más lento en correr del riesgo.

El antílope sostienen unida la cadena alimenticia africana.

El antílope solo puede pastar sobre gramíneas, mas es una fuente de comestible estable para muchos de los grandes predadores carnívoros de África, como leones, hienas y cocodrilos.

Los antílopes presentan diversas conductas protectoras en función de su volumen, hábitat, número y clase

Los antílopes aislados más diminutos procuran a vivir en zonas densamente frondosas y estas clases de antílopes se protegen ocultándose.

Los antílopes duiker reciben su nombre por la habilidad de esta especie para zambullirse en la flora.

Hábitat y nutrición de los antílopes

La mayoría de los tipos de antílopes provienen del territorio de África, si bien ciertas asimismo residen en Asia y en Norteamérica –incluidas para la cacería en el estado de Texas, en tanto que se acomodan a distintas zonas donde vivir.

Aunque muchos de ellos se hallan en la sabana, asimismo podemos encontrarlos en entornos fríos o bien áridos, como el desierto; asimismo en los entornos rocosos o bien aun en los hábitats semiacuáticos.

A resaltar que los antílopes del bosque son animales sedentarios; el resto emprenden largas migraciones en masa –como las gacelas y los ñus– en pos de lluvias, comestibles y cobijo.

El impala se nutre de yerbas, hojas y semillas; y los machos luchan por las hembras en la temporada de reproducción.

Son animales absolutamente herbívoros que, aunque tienen un importante tamaño, se alimentan de plantas, hojas y frutos. Los tallos tiernos, el pasto y el forraje complementan su nutrición, y precisan tomar una buena cantidad de agua para poder digerir por completo el alimento.

El becerro asiste a su madre cuando lo llama, y una vez alimentado, el becerro se vuelve a ocultar. Una vez en su escondite, el ternero continúa totalmente inmóvil y solo escapará si está a puntito de ser descubierto.

Localización del antílope

El antílope del tamaño de una gacela corre y brinca, y ciertos tipos de antílope muestran su conducta de pronking o bien stotting.

Los antílopes de gran tamaño se unen en manadas más grandes y pueden depender de su actividad como protección grupal.

El antílope se halla en una extensa gama de hábitats, típicamente bosques, bosques, sabanas, praderas y pantanos.

Múltiples especies de antílopes se han amoldado a vivir en las montañas y afloramientos rocosos, unas pocas especies de antílopes se han amoldado a desiertos tanto calientes como fríos, y dos especies de antílopes son aun semiacuáticos y estos antílopes viven en pantanos.

Tras el apareamiento, los antílopes hembras dan a luz un solo ternero o bien, más extrañamente, gemelos, tras un periodo de gestación que puede perdurar hasta 8 meses.

Una madre y su cría recién nacida son frágiles a los predadores, y los antílopes han debido desarrollar diferentes estrategias para subsistir a este periodo.

Para la mayor parte de las especies de antílopes, la hembra da a luz en una cubierta espesa y deja al ternero mientras que se nutre.

Antílope

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Antílopes
5 (100%) 4 votos