Saltar al contenido

Especies de osos extinguidas

especies de osos extinguidas

Las patentizas encontradas sobre las especies extintas de osos nos revelan que compartían grandes semejanzas con los úrsidos modernos. Desafortunadamente, en nuestros días no podemos más que contar con dos fotografías y algún resto fósil de estos animales tan asombrosos. Te mostramos ahora un breve resumen de aquellas especies más relevantes de osos que alguna vez habitaron nuestro planeta.

Oso de morro corto de Florida

El oso de morro corto de Florida fue originalmente llamado Arctodus floridanus por el paleontólogo americano James William Gidley en el año mil novecientos veintiocho. Después, fue asignado al género Tremarctos por el paleontólogo Bjorn Kurten en mil novecientos sesenta y tres, tomando el nombre terminante con el que le conocemos actualmente: Tremarctos floridanus. Este oso vivió desde hace unos cuarenta y nueve millones de años atrás hasta hace unos ocho mil años. Su familiar vivo más próximo es el oso de quevedos en Sudamérica.

Hábitat

El Tremarctos floridanus fue nativo de América del Norte. Ciertos fósiles han sido hallados al sur de la capa de hielo continental de la Florida, al norte de Tennessee, al oeste de California y al sur de México.

Características

Su tamaño era muy afín al de un oso pardo mediano, siendo los machos capaces de pesar hasta seiscientos cincuenta libras (doscientos noventa y cuatro con ocho kilos) y las hembras más o menos la mitad. Además de esto, tenían una constitución robusta, con la frente en forma de bóveda, el cuello alargado, extremidades asimismo más alargadas y pesadas, y las patas cortas. Curiosamente, estos animales asimismo guardaban grandes semejanzas físicas con el oso de morro corto europeo.

Dieta

Se piensa que el Tremarctos floridanus tenía un régimen de alimentación herbívoro.

Extinción

Murió al final del último periodo glacial o bien última era del hielo, hace más o menos unos ocho mil años, y debido probablemente a los cambios climáticos, la competencia con otras especies y la caza por la parte de los paleoindios.

Oso panda gigante enano

El oso panda gigante enano (Ailuropoda microta) evolucionó desde el panda primario (Ailuropoda lufengensis) hace 2 o bien 3 millones de años atrás. Se trata de la especie más vieja del género Ailuropoda, en la que asimismo podemos localizar al oso panda gigante que conocemos actualmente. En el año dos mil cinco fue encontrado en una gruta kárstica de China un cráneo fosilizado de panda gigante enano, lo que dejó confirmar que estos animales vivían en los bosques tropicales de bambú cerca de las tierras bajas al sur de China, al paso que el panda moderno de la actualidad se limita a bosques más recónditos y montañosos debido al incremento poblacional de la zona. El panda enano podía equipararse con un cánido obeso, y era capaz de medir tres pies de largo o bien noventa y uno y cuarenta y cuatro centímetros (más o menos la mitad del tamaño del panda actual). Los rentos bucales hallados señalan además de esto que el panda enano asimismo tenía una dieta basada por entero en el bambú.

Oso marino déspota

El Ursus maritimus tyrannus fue reconocido como la primera subespecie de oso polar en mil novecientos sesenta y cuatro por Björn Kurtén. Los fósiles fueron encontrados en las gravas del río Támesis, justamente en el puente Kew de la ciudad de Londres, Inglaterra. Se piensa que estos animales evolucionaron hace doscientos cincuenta cero a cien cero años atrás, en el momento en que un elevado número de osos pardos siberianos quedaron separados por los glaciares.

Hábitat

El hábitat de los primeros osos polares empezó en la zona que ocupa el día de hoy el sur de Inglaterra y la costa norte de España. Conforme avanzaban más al norte, se fueron amoldando a las duras condiciones climáticas del Ártico.

Características

El marino déspota era de forma notable más grande y más similar al oso pardo que el presente oso polar. Su estructura ósea era afín a la de los osos pardos, solo que considerablemente más grandes. Estos animales midieron cerca de seis pies (uno con ocho metros) de altura, más de doce pies (tres,6 metros) de longitud, y tenían un peso de dos mil quinientos libras (mil ciento treinta y 3 con nueve kilos), lo que lo transforma en el mamífero terrestre más grande que haya existido alguna vez.

Dieta

Si bien la dieta de este oso polar no es bien conocida, podemos aceptar que empezó siendo bastante afín a la del oso pardo siberiano, hasta volverse muy semejante a la del oso polar moderno (adoptando una dieta más especializada y carnívora). Su tamaño y fuerza habrían tolerado a este animal derruir grandes animales como los búfalos y mastodontes lanudos. No obstante, asimismo habrían sido capaz de espantar a cualquier predador de su presa, lo que podría haberlos transformado además de esto en buitres.

Evolución

El oso marino déspota era fundamentalmente una subespecie de oso pardo con muchas peculiaridades afines. Se piensa que este conjunto de osos siberianos desde el cómo evolucionaron, redujeron de forma rápida en número a resultas de presiones selectivas, lo que dejó la supervivencia únicamente a aquellos ejemplares capaces de amoldarse a los cambios del ambiente. Para amoldarse en el Ártico, estos osos desarrollaron una piel espesa, blanca y olegiaginosa, con la que consiguieron ocultarse y repeler el agua. Su dieta carnívora les dio una capa de grasa anatómico que contribuyó al aislamiento de las bajas temperaturas y la flotabilidad. Por otro lado, sus patas se hicieron más grandes y parcialmente reticuladas, lo que les sirvió para desplazarse a través del agua. Para producir el menor calor posible, las orejas y la cola asimismo se hicieron más pequeñas. Con el tiempo, estos animales evolucionaron en los osos polares modernos que conocemos hoy día.

Kolponomos, osos marinos

Kolponomos era un género de osos marinos que existió hace más o menos veinte millones de años a lo largo del periodo del Mioceno. Existieron 2 especies conocidas del género (Kolponomos clallamensis y Kolponomos newportensis), siendo encontradas todas y cada una de las muestras en rocas próximas a la costa marina. Un cráneo parcial y una quijada fueron hallados en la Península Olímpica de Washington en mil novecientos sesenta por el paleontólogo Rubén Un Stirton, quien describió la especie por vez primera como un “prociónido marino”. No obstante, otro ejemplar encontrado en 2 piezas cerca de Newport, Oregón en los años mil novecientos sesenta y nueve y mil novecientos setenta y siete, probó que el género se hallaba relacionado con los ancestros de los osos. En lo que se refiere a sus peculiaridades, el Kolponomos tenía un morro corto con extensos y pesados molares que habrían sido ideales para una dieta compuesta por invertebrados marinos de caparazón duro.

Especies de osos extinguidas
Califica el artículo.