Seleccionar página

Seis de las ocho especies de osos están en riesgo o bien son frágiles y el número de sus ejemplares va en minoración. Los osos están conminados por muchos riesgos, incluyendo la pérdida del hábitat, el cambio climático y la caza.

Situación de las especies analizadas

Oso pardo: El menos conminado

Oso polar: Frágil

Oso de anteojos: Frágil

Pérdida del hábitat

La desaparición del hábitat es un inconveniente para las 8 especies de oso. El incremento de las áreas dedicadas a la agricultura es un inconveniente para múltiples especies, entre ellas el oso malayo, que pierde su territorio a raíz de las plantaciones de palmeras oleaginosas.

La tala es otro de los riesgos para los pandas gigantes, los osos malayos, los perezosos y los osos negros del Himalaya. Otras amenazas al hábitat incluyen las carreteras, la minería, los fuegos provocados y las plantaciones de árboles.

La caza furtiva

Hay un comercio mundial a gran escala de unas partes de oso, como la vesícula y la bilis, que son usadas por la medicina tradicional asiática. Una parte de este comercio es ilegal bajo la Convención de Comercio Internacional de Especies Conminadas.

Se le da caza a ciertas especies de osos para comer su carne, entre ellos el oso polar, y en ciertos países asiáticos se comen aun las patas. Las zarpas y la piel son muy cotizadas como trofeos en determinados lugares, y la piel se usa para hacer alfombras.

Calentamiento global

Si bien son los osos polares quienes más padecen con el cambio climático, otras especies de osos ya sienten los efectos. Los piñones, una de las primordiales fuentes de comida de los osos pardos en el parque de Yellowstone, se han plagado con una plaga de escarabajos de la corteza.

Estos escarabajos migran al norte, cara el territorio del oso pardo, conforme el tiempo se hace más caluroso. Los científicos pronostican que en cien años no va a haber hielo en el Ártico a lo largo del verano. El hielo es imprescindible a fin de que los osos polares puedan apresar y llegar a sus madrigueras.

Caza recreativa

La caza del oso es una actividad legal y controlada en muchos lugares, más las poblaciones de osos se ven conminadas por esta actividad en lugares donde no existe información sobre los animales o bien donde las cuotas no son suficientes para asegurar una población sostenible.

Enfrentamiento humano

Conforme se reduce su ambiente natural, los osos se ven obligados a acercarse a los asentamientos humanos para buscar comida en los basureros y en los cultivos.

Cuando el contacto con humanos se torna frecuente, aumenta la probabilidad de los ataques pese a que por norma general estos animales no son tan beligerantes. Los casos de ataque generalmente acaban con el oso fallecido a balazos.

Osos polares en peligro de extinción

Estado: Frágil

Población: En minoración

En el dos mil ocho, el oso polar entró a la lista del Acta de Especies Conminadas de U.S.A.. Canadá y Rusia asimismo lo han listado como “especie preocupante”. Las poblaciones de osos polares están reduciendo a resultas del cambio climático y de la descongelación de los hielos marinos, uno de los mayores riesgos para su supervivencia. Los científicos pronostican que el número de osos polares se reducirá en 2 tercios en los próximos veinte años si sigue el calentamiento del Ártico.

Osos de quevedos en peligro de extinción

Estado: Frágil

Población: En minoración

Se persigue a estos osos por el hecho de que se los percibe como una amenaza para el ganado, pese a que comen poquísima carne. Su hábitat está en riesgo a raíz de la actividad humana: la deforestación, la agricultura y la minería, y solo una pequeña porción de su ambiente está protegida. Su vesícula es muy deseada en la medicina asiática tradicional.

Osos en peligro de extinción
Califica el artículo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This